*

Nunca está de más el respeto.

Uno sabe que sin respeto y humildad no se es nada, porque el progenitor se lo repite hasta en días de descanso y a forma de regaño. Porque quiere formar hijos con valor para hablar, pensar y trabajar.

Uno entiende las preocupaciones del progenitor y quisiera darle un abrazo. Y decirle que lo ama y que todo estará bien. Pero el es un hombre de carácter muy difícil, uno debe de entender que su manera de querer es distinta.  Para él, afecto se traduce a esfuerzo y dedicación.

Uno cierra los ojos y entiende porque piensa que está fallando. Y lo comprende, porque está bien y es muy sano pensar en uno como entidad de energía y ambición. Uno quiere ser autosuficiente y muy solo. Pero el triunfo será para el progenitor. Así como el fracaso es muy de uno, lo poco que quede será para esas personas que le aman.

Comienza otra etapa.

Donde uno recapacita sus errores y se da valor. Porque entiende el esfuerzo  que es la vida. Y sabe que las cosas no se hacen por sacrificios. Se hace porque uno lo vale y ama la vida y ama a los que le aman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s