Otra vez.

Uno trata de ser receptivo y coherente con sus pensamientos idiotas, los encajona y los deja fluir una que otra vez. Claro, que toda acción tiene una reacción y uno trata de llevar todo ante un dios que le apruebe su perspectiva.

Uno no sabe si existe pero todo es a base de prueba y muchos errores, porque aunque se crea tener paciencia cuando se mezclan colores con ansiedad y pensamientos positivos da como resultado algo que nos hace sonreír y así le bast a uno, a eso se resume una de las cosas que mas le hacen feliz y pleno. No se trata de ser sencillo ni creativo ni carismático. A uno le gusta porque le hace renacer cuando se creía perdido en las noches de insomnio y desespero.

Los colores le recuerdan que no todo es malo y que por lo menos se es bueno para algo que le llena de esperanza.

*

Nunca está de más el respeto.

Uno sabe que sin respeto y humildad no se es nada, porque el progenitor se lo repite hasta en días de descanso y a forma de regaño. Porque quiere formar hijos con valor para hablar, pensar y trabajar.

Uno entiende las preocupaciones del progenitor y quisiera darle un abrazo. Y decirle que lo ama y que todo estará bien. Pero el es un hombre de carácter muy difícil, uno debe de entender que su manera de querer es distinta.  Para él, afecto se traduce a esfuerzo y dedicación.

Uno cierra los ojos y entiende porque piensa que está fallando. Y lo comprende, porque está bien y es muy sano pensar en uno como entidad de energía y ambición. Uno quiere ser autosuficiente y muy solo. Pero el triunfo será para el progenitor. Así como el fracaso es muy de uno, lo poco que quede será para esas personas que le aman.

Comienza otra etapa.

Donde uno recapacita sus errores y se da valor. Porque entiende el esfuerzo  que es la vida. Y sabe que las cosas no se hacen por sacrificios. Se hace porque uno lo vale y ama la vida y ama a los que le aman.

miércoles

Uno agradece tener tiempo para amar y apreciar las cosas que le hacen feliz. La soledad le invade muy seguido pero no se es nada sin ella, porque le entiende como nadie. Le manipula y le aconseja en la vida.

 

salir de lo mismo

Uno piensa que para tener amigos en la universidad se necesita una nueva personalidad o dejar de ser tan aniñado.  Pero así es como uno ha sido siempre y trata de ignorarlo, piensa que puede pasar desapercibido e intenta ser cool, a su medida.

Y la rutina de levantarse a las tres y las ganas de tirarse a perder por algún lugar rico y desconocido le invaden, uno siente ganas de gritar y besar a alguien. De conocer ese lado que se esconde y es solo.

Finalmente, uno se cansa de ser bueno y frío a la vez.

Uno se cansa de que la primera impresión que tiene la gente al mirarlo sea ternura. Porque uno se preocupa mucho o nada y tiene miedo, aunque no esta seguro de que. Uno siente que la gente le cree raro y distante.

Uno cree, que con el tiempo va a salir de lo mismo.

80’s

Uno piensa que la gente la sigue viendo como una niña de quince, porque uno hace muchas caras cuando habla y se expresa libremente de lo que sea, a detalle. Y hace cosas sin pensarla tanto, porque casi nada le importa.

Uno ya es un “adulto” oficialmente, aunque el progenitor le grite por dejar los calzones tirados en el baño o por tener los focos prendidos todo el día. Así se le entrena a uno para la vida.

La progenitora le abraza y le apoya, porque eso hace ella. Es lista y ve los sueños sin trasfondo de los sobrinos y conocidos y no quiere una vida sin sentido para uno, porque sabe que mucha gente es vacía y se bosteza a cada rato en el trabajo, aunque tengan su propio cubículo. Es cuando uno le agradece a la vida por la familia que le tocó y el corazón le brilla.

1

“A veces uno tiene que sacarse ideas idiotas de la cabeza”

Uno se sienta y duerme mucho, porque ya no hay otra cosa, ni seguro esta de si es tristeza o aburrimiento o un mix tóxico de alegría y dependencia a lo seguro.

A la osadía, porque hasta para eso, uno se hace el valiente y se mima. No quiero engañar a nadie, ni es lo que me propongo. Hay cosas que se alteran con el tiempo, muchas de ellas no merecen volver a su estado original.

Lo que uno menos quiere es menospreciar a las personas que tomaron otro camino, no soy así y ciertamente, soy nadie para el, aunque muy en el fondo tenemos cosas en común. Y es verdad, te leí y en el norte no existe la cultura.

Tal vez, tampoco el amor. En el norte no hay mucho que ver.

Que malo que te alcanzó tanto el miedo y eso hizo, que mis ojos se abrieran. Ahora, dime si no crees que tenemos cosas en común. Uno se idiotiza, se deja llevar por cualquier cosa que le parece buena o muy poco probable de existir y se le destroza el alma cuando sabe que sigue durmiendo y sin comer.